El café del fin de semana

Me paso la semana trabajando con café. A veces llego a los sitios y siento que huelo a café. Me ha pasado que hay personas que preguntan por el café cuando entro y no saben que lo que pasa es que están frente a una persona que se pasa el día marinándose en ese olor. Por suerte, es un aroma apreciado por la mayoría de las personas.

Cuando llega el fin de semana, es decir, el domingo para mí, el café cambia de cara y de significado. No quiero pensar en nada que no me agrade, simplemente me quiero tomar un buen café y mirar hacia el patio y jugar con nuestra gata. El café se convierte en lo que es en realidad: un momento feliz, tranquilo o intenso del día, una bebida que por razones un poco crípticas nos hace pensar en nuestros sentimientos, en los que nos rodea y en el momento presente.

Puedo escribir así por mucho tiempo, porque el tiempo libre es para eso también: para pensar, para escribir de lo que a uno le interesa o necesita, para mirar para adentro y para afuera y para jugar en la cocina o pasear por la Ciudad Colonial. El café del fin de semana me hace pensar en todo eso, me vuelve un poco poeta.

Bien temprano, cuando todavía no hay ruidos ni bocinas
Bien temprano, cuando todavía no hay ruidos ni bocinas
Advertisements

Cómo entender los métodos de extracción del café

La semana pasada vimos la greca. Antes de pasar a otros métodos, quiero explicar hoy la diferencia entre las diferentes familias de métodos de preparación del café. Ya ven, se está poniendo verdaderamente cafetero esto.

El método de extracción es muy importante para obtener lo mejor de cada café. Existen distintos métodos de extracción del caldo del café. Para entenderlos mejor, pienso que es correcto dividirlos en dos grandes categorías: con filtro o presión débil y con presión fuerte.

Dentro de los métodos de filtro o presión suave se encuentran el filtro cónico, el “drip” y el chemex.  Estos métodos tienen en común que la presión que ejerce el agua sobre la molienda viene solamente de la fuerza de gravedad. Esto significa que el caldo del café se extraerá de una manera más suave y lenta, lo cual provocará que el resultado sea una bebida con menor concentración y con características más parecidas a una infusión.

 Con respecto a los métodos de extracción por presión fuerte, el más conocido por nosotros es la greca. La máquina de espresso también extrae por presión y es en el método donde se ejerce más presión para extraer el café en la menor cantidad de tiempo, de 20 a 30 segundos. En estos casos, hay una presión adicional que se ejerce sobre la molienda para extraer el caldo y como resultado en taza, tendremos un café mucho más denso y con más cuerpo.

 Algunos métodos como el aeropress y la french press tienen tanto elementos de filtración como de presión para extraer el café.

 Cada uno de esos métodos tiene características distintas, desde el artefacto que se utiliza para su realización hasta el resultado en taza. Los cafés de filtro tienen menos cuerpo, son más ligeros y ayudan a resaltar las notas frutales, vegetales y florales del café. Los métodos de extracción por presión suelen producir cafés con mayor concentración y cuerpo y favorecen los sabores de chocolate, tabaco y terrosos.

 Los invito a probar un método de cada familia y ver qué resultado le gusta más. Les advierto, si el método de extracción suave les produjo un café “insípido” o “aguado”, hay algo mal en la proporción de agua y café que están utilizando.

 

Un café de Aeropress. Este es mi método prefereido ;)
Un café de Aeropress. Este es mi método preferido 😉

Próximo tip cafetero: La semana que viene estaremos viendo en detalle la Prensa Francesa.  Es un método muy especial y fácil de trabajar.

Café para dos

La razón principal por la que comencé a interesarme por el café fue por su aspecto federador. Yo pienso que la gente reunida alrededor de una taza de café puede lograr maravillas. Eso suena un poco extraño cuando lo leo en voz alta, pero de verdad creo que el café es una excusa perfecta para reunirse a conversar, a pensar, a cambiar el mundo con ideas nuevas.

Hace unos días leí este artículo en TheKitchn, titulado “In defense of simple coffee brewing”. Estoy de acuerdo con los autores en muchas ideas, porque pienso que preparar o “colar” buen café en casa es una manera de obligarse a tomarse una pausa y pensar un poco en la inmortalidad del cangrejo, en un mundo donde nos dicen constantemente que tenemos que ir más rápido, tener más, lograr conformarnos más a los estándares del mundo… y uno ni sabe bien cuales son, así que se defiende como puede y busca modelos en cualquier sitio.

Por más que me guste el café, no creo que sea lo único que nos permita lograr momentos de ese tipo. Soy de opinión de que hay una cantidad infinita de formas de compartir sueños o de acordarse uno de que los tiene. Para mí, colar un café de una manera sencilla, bonita y que me recuerde que de la simplicidad salen muchas cosas con virtudes, es una manera de asegurarme de que hay instantes que se pueden hacer sin máquinas y que está bien que algo tome más de 30 segundos. Mejor todavía si esos más-de-treinta-segundos son compartidos con alguien.

Café para dos en una mañana de enero
Café para dos en una mañana de domingo

Tostado 101

Así como hay una molienda para cada método, hay un tostado ideal para cada método. El nivel de tostado de cada café es decido por el tostador en función de las características que quiera resaltar.

La forma más común de describir el nivel tostado de un café es hablando del color de los granos tostados. Se habla de muy claro hasta negro. Otra forma de describirlo es usando expresiones consagradas en el mundo del café como “Full city”, “American roast” o “French roast”. Estas expresiones indican un color aproximado en la cabeza del tostador, pero no están estandarizadas. Los tostadores especializados utilizan un aparato para medir la humedad del grano y eso le permite tener una idea más precisa del grado de tostado.

Estudiando las características de estos dos tostados para el mismo orígen de café
Estudiando las características de estos dos tostados para el mismo orígen de café

La preferencia en el nivel de tostado es bastante personal, pero la tendencia en el mundo de los cafés finos es a favorecer los tostados más claros o intermedios puesto que estos permiten degustar mejor las características del grano. En el caso de los tostados muy oscuros, es posible que ya no se perciba el sabor del grano sino que lo se perciba sean características del tueste.

En líneas generales, podemos decir que:

  • A medida que un café se tuesta más oscuro, los sabores y perfumes de origen se pierden y los granos toman sabores del tostado (piensen en un pan tostado, por ejemplo)
  • Los tuestes intermedios tienen mayor cuerpo que los muy claros o muy oscuros
  • Los tuestes más claros tienen mayor acidez
  • Los granos con tueste claro son secos mientras que los granos con tueste más oscuro tendrán aceite en su superficie.
Diferencia de color entre un tostado claro y un tostado oscuro
Diferencia de color entre un tostado claro y un tostado oscuro

Podemos decir que típicamente un tueste ligero será más adecuado para un café filtrado y que un tueste más oscuro será más adecuado para un método como la greca.

En la próxima entrada sobre el tostado, vamos a abordar cada tipo de tostado en detalle, hablando de temperaturas, nombres y características.

La amargura en el café

No me gustan los sabores amargos. Para mí, la amargura daña cualquier cosa. Sin embargo, he oído a muchas personas (como mi esposo) que se encuentran interesantes los sabores amargos.

Me imagino que a alguien le habrá chocado leer que una persona que tiene un blog de café piensa que la amargura es desagradable. Yo también me hubiera sorprendido, pero les cuento que no es una locura. En el mundo del café, la acidez es muchas veces más apreciada que la amargura y esta última puede incluso llegar a ser considerada como un defecto.

Uno de los renglones en las catas de café es la identificación de la amargura y calificarla como positiva o negativa. Eso no suena muy difícil, porque creo que todo el mundo piensa que tiene una idea clara de lo que es un sabor amargo. Sorprendentemente, diferenciar la amargura de la acidez de un café puede ser bastante difícil.

Ok… entonces, ¿qué es la amargura?

Algunos diccionarios definen la amargura como una falta de dulzura. A diferencia de la acidez, que depende de la presencia de un ácido, la amargura y la dulzura dependen de la interacción de moléculas específicas con las papilas gustativas. Según las teorías más conocidas, el sabor amargo se detecta en la zona posterior de la lengua. Hay debates sobre esto, porque según algunos expertos, la repartición de la percepción en la lengua es mucho más uniforme.

En el café, la amargura puede servir para dar profundidad al sabor de una extracción si su presencia no es excesiva. Hay tipos de café que tienen niveles “intrínsecos” de amargura más intensos que otros. Por ejemplo,  los cafés de tipo robusta son naturalmente más amargos que los de tipo arábica. Del mismo modo hay algunas razones externas al sabor natural del grano que pueden contribuir a que la amargura excesiva impida percibir los demás matices del sabor. Las más comunes son las siguientes:

1. El tostado está demasiado oscuro: los tostados demasiado oscuros pueden quemar el café y ese sabor amargo puede ser fruto de una ruptura en las moléculas por esta causa.

2. El equipo está sucio: los sedimentos en las grecas y máquinas espresso pueden hacer que el café sepa amargo dado que estos se queman cada vez más con cada extracción.

3. La molienda está demasiado fina: Una molienda demasiado fina no permite que el agua pase a la velocidad necesaria para que el contacto con el agua caliente no queme el café. La molienda debe corresponder a la presión que se producirá en la extracción, de ahí que para una extracción de un espresso se use una molienda más fina (presión muy elevada) y para una extracción de filtro se use una molienda más gruesa (muy poca presión, solamente la fuerza de la gravedad)

4. El tiempo de extracción fue demasiado largo: el contacto muy prolongado con el agua caliente puede quemar o “hervir” el café y dejarnos con una sopa amarga.

 

Té negro y agua para entrenar el paladar para aprender lo que es amargura
Té negro y agua con diferentes concentraciones para entrenarme el paladar y aprender lo que es amargura

Video: Specialty Coffee: The Pursuit of Deliciousness

Este video realizado por Thrash Lab sobre el café de especialidad. Está todo en inglés y dura unos doce minutos, pero me sentí con deseos de compartirlo con ustedes porque explica un poco la relación que algunos profesionales del mundo del café de especialidad tiene con el café. Me encantó, me inspiró y me emocionó. ¡Disfruten!:

“A perfect cup of coffee is made with love, picked with love, sipped with love , received with love, roasted with love, served with love”

 

 

Alguito sobre la molienda

El tema de la molienda es un tema muy debatido en el café porque la verdad es que cambia todo. Los molinos deben ser ajustados según el tipo de extracción que se busque porque un tamaño inadecuado de molienda puede dañar todo: puede quemar el café, cambiar el sabor, lograr demasiada concentración… muchas cosas que no queremos.

Tengo unos meses trabajando en mi propia infografía para explicar el tamaño de la molienda según el método de extracción, pero mientras termino la mía les dejo esta que fue elaborada por coffeekind.com comparando el tamaño de la molienda con una moneda de un centavo de dólar americano.

coffee-grind-size-chart
Guía de molienda de Coffe Kind