La leche y el café: amigos para siempre

El café y la leche van muy bien juntos. Suele ser una bebida que alegra el animo o da confort. Por ejemplo, el café con leche caliente es la bebida preferida de mi mamá aunque ella tal vez no lo haya pensado, pero nunca la veo tan contenta bebiéndose algo como cuando se bebe el café con leche muy caliente. De igual modo, el cortadito es el más ordenado en los cafés del país según me cuentan.

La leche tiene muchas formas de interactuar con el café. Una de las cosas más sorprendentes para mí en cuanto a la leche y el café es que una leche bien aereada y calentada puede servir para endulzar el café. Cuando las moléculas de lactosa de la leche se rompen al momento de calentarlas, el sabor de la leche cambia y su dulzura se vuelve fácilmente perceptible. Cuando la leche esta bien tratada y no se calienta a más de 70 grados celcios, sirve para endulzar el café.

1. ¿Por qué nos gusta tanto?

La grasa de la leche interactúa muy bien con el café y le agrega cuerpo. A mí me gusta usar la leche entera para todo. No me parece que la leche descremada o hasta semidescremada sea muy buena leche para café, pero esa no es una opinión universal. Aquí y aquí hay más información sobre la grasa en la leche.

2. Formas de utilizar la leche

Hay tres formas de utilizar la leche en el café: leche sin airear, espuma de leche y micro-espuma. La leche sin airear se usa para los cafés con leche y los cortaditos. La espuma de leche se usa para capuccinos. La micro-espuma se usa para los lattes y latte arte.

Para preparar café con leche en casa, se debe tener muy en cuenta la temperatura y textura de la leche. Si solamente se quiere hacer un café con leche, se puede calentar la misma en la estufa o en el microndas. Hay que tener cuidado de no dejarla hervir ni que se forme una capa de grasa en la superficie.

Si se busca preparar bebidas con espuma de leche, se pueden utilizar varias herramientas o “milk frothers”. Existen manuales y semi manuales. Una buena forma de hacerlo es usando una prensa francesa como aparato para airear la leche.

3. Con leche o sin leche 

Los orígenes únicos y de fincas únicas suelen tener una personalidad más marcada y de muy buen disfrute sin leche. Las mezclas o “blends” suelen ser diseñados para que se resalte una característica específica y suelen ser buenos para tomar con leche.

En todos los casos, los tostados más oscuros son más adaptados para las bebidas con leche.

Gente_de_la_isla_milk_coffee

Les dejo para terminar un gráfico que muestra las proporciones de las distintas bebidas de café que se hacen con leche:

Gráfico de CreativeCommons con bebidas de café y leche

Con leche o sin leche, lo mejor es siempre usar café de calidad y recién tostado. En la Gente de la Isla, te aseguramos que el café cumpla con todo esto y tu solo le agregues la leche y el momento!

¿Te gusta el café con leche? ¿Te gustaría que te deje una lista de como prepararlos en casa? ¡Déjame tus comentarios debajo!

5 formas de usar el café para relajación

El café es la bebida energizante por excelencia, sin embargo, también puede servirnos para tomarnos un momento de relajación en nuestro cotidiano. Aquí te dejo 5 formas para ayudarte a relajarte y cambiar un poco tus días:

1. Pausa en las tareas del día

La primera forma en la que uso el café para relajarnos es tomandome una pausa en las actividades del día. Las pausas cafeteras suelen durar entre 15 y 30 minutos. Corta o larga, esta pausa permite refrescar las ideas y comenzar de nuevo el trabajo con la mente más ligera. Recomiendo aprovecharla para caminar un poco si tienes la oportunidad.

He observado que muchas personas prefieren salir de su espacio de trabajo para tomarse su “pausa café”. Si no te es posible y tienes un rinconcito en la oficina, puedes crear tu propio espacio de café con algún método filtrado. Puedes encontrar miles de ideas en Pinterest.

2. Scrub de café

¿Un baño relajante? ¡Sí, por favor!. Puedes comprar un scrub ya preparado o puedes hacer el tuyo en unos minutos. Mi receta preferida es:

1 porción de café molido (puede ser fresco o el polvo de café ya utilizado)
3 porciones de aceite de oliva o de coco
1 porción de azúcar crema.

3. Momento de compartir con tu equipo o amistades

Lo digo mucho, pero el café es perfecto para compartir. Si trabajas en equipo, el momento del café es ideal para ponerte al día con algunas cosas, o simplemente pasar un rato agradable con ellos. Si prefieres dejar el café para compartir con amigos, es un momento bonito para volver a conectar con una persona. Yo soy de opinión de que cada cafeter@ debe tener su compañer@ cafeter@ y salir a tomarse un cafecito al menos una vez al mes. Es un lujo que no suele ser muy costoso, uno sale renovado y además el café tiene muchísimos antioxidantes.

4. Más energía para enfretar tus retos 

Energía y relajación suenan como cosas opuestas, pero no es cierto. El estrés viene muchas veces dado a que se hace difícil abordar un problema en particular. Esas dificultades pueden venir de muchos lugares, y el desánimo y malhumor debidos al cansancio son causas muy frecuentes.

Lo anterior me lleva a lo siguiente…

5. Te sirve de excusa para tomarte un momento a solas

Muchos no tenemos la oportunidad de dedicarnos largos ratos para estar a solas y pensar. El café de la mañana puede servir para poner las cosas del alma y de la mente en orden, aprovechando esos minutos para estar en silencio y recogimiento. Se de algunas personas que llevan un diario, oran o miran su agenda en ese momento de la mañana.

En lo personal, considero que las pequeñas rutinas que se forman alrededor del café me dan espacios de paz y de compartir que valoro mucho en el día a día. Y tú, ¿cómo usas el café para relajarte?

 

lagentedelaisla
Leer, escribir, reflexionar con el cafecito de la mañana le alegra el día a cualquiera 😀